El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

     
 

DIAGNÓSTICO

 
   
 

El diagnóstico de la enfermedad de párkinson en complejo, y muchas veces tardío, ya que los síntomas en los primeros estadios de la enfermedad no sé presentan claramente. Se han realizado estudios que establecen una media de entre 1 y 5 años desde que aparece el primer síntoma de la enfermedad hasta ser diagnosticada.
Los síntomas a menudo el inicio de la enfermedad se manifiesta como:

  • Dolores articulares pseudo-reumatológicos.
  • Cansancio (que se suele achacar al exceso de trabajo, etc.)
  • Arrastrar un pie.
  • Dificultades al escribir (letra pequeña e ilegible).
  • Cuadro depresivo de larga duración.

Es importante tener en cuenta que el diagnóstico es fundamentalmente clínico y se toman en cuenta:La historia clínica del paciente y La exploración física y neurológica.

Además Se suelen hacer pruebas altamente tecnificadas (RMN, TAC, SPECT, PET, etc.) y si no suelen aparecer signos anormales (se descartan procesos tumorales cerebrales, micro-derrames o trombosis, etc.). Estas Pruebas de diagnóstico, no aportan datos diagnósticos, pero permiten excluir otras causas de síndrome parkinsoniano, como hidrocefalias, tumores o lesiones vasculares, y dar información de la capacidad anatómico-funcional del cerebro.

Se llegará a la conclusión de la existencia de un párkinson sobre todo basándose en los signos clínicos externos (las “quejas” del paciente y la exploración directa) que presenta el afectado. Se confirmará este diagnóstico por la respuesta del paciente a la medicación con Levodopa, y a la posterior evolución del cuadro clínico hacia un párkinson típico.

Es relevante establecer el diagnóstico diferencial entre la enfermedad de Parkinson y otras dolencias que pueden cursar con parkinsonismo.